Volando Al Filo de lo imposible

Lunes, 7 de julio de 2008


¿Te imaginas sobrevolar los Andes en un globo como éste? Aunque suponga un sueño para ti, para los profesionales de Al filo de lo imposible representa la materia prima de su trabajo. Para estos aventureros de la vida no hay ningún reto imposible. Su filosofía se basa en «resistir, buscar, encontrar y no rendirse jamás», tal y como expresa su director, Sebastián Álvaro. Durante tres días, la adrenalina de sus expediciones ha estado presente en el Taller de documentales: Al filo de imposible. Sus alumnos han podido vivir en primera persona las sensaciones de escalar en un rocódromo, ver surcar el cielo al campeón del mundo de paramotor o filmar a 70 metros del suelo.

«El hombre es la única especie que arriesga su vida voluntariamente». Estas palabras del director de Al filo de lo Imposible, Sebastián Álvaro, representan a la perfección la madera de la que están hechas las personas que componen las expediciones de uno de los programas más relevantes de la televisión yque acaba de ser galardonado con el premio de la Academia de Televisión al mejor programa documental.

En los tres días que duró el encuentro Taller de documentales: Al filo de lo imposible, dirigido por Miguel Ángel Ortiz (IORTV) y el propio Sebastián, los alumnos no solo disfrutaron con las ponencias de Javier Pons o Eduardo Martínez de Pisón, sino que, además, aprendieron a filmar en situaciones reales ante las que se enfrentan los miembros de Al filo durante sus expediciones a los lugares más inhóspitos de la Tierra, como el Annapurna o el peligroso desierto de Taklamacán.

En el primer campo base de esta aventura, los alumnos más valientes escalaron por la pared del rocódromo del Polideportivo del Zaburdón para grabar a dos grandes de la escalada como Josune Bereziartu y Rikard Otegui; imágenes que más tarde editarían y montarían para elaborar un documental sobre esta actividad deportiva.

Y así, subiendo, llegaron al segundo campo base, con parada en la demostración de vuelo del campeón del mundo de paramotor, Ramón Morillas. Tras un breve descanso, por la tarde visitaron el campamento dos expertos en la materia como Juan Oiarzabal y Edurne Pasabán, que afronta el reto de llegar a ser la primera mujer en ascender los 14 ochomiles.

El paso previo a coronar este curso estuvo marcado por el vuelo en globo con el que nos deleitó Laureano Casado y que llevó a los alumnos aventureros al final de un encuentro que no olvidarán fácilmente. Quizás, el día de mañana alguno de ellos sea el próximo Juanito porque ¿a quién no le gustaría ver el mundo bajo sus pies?

4 comentarios:

Marcos Ortega dijo...

es el tipo de cosas que no podría hacer... jejeje. Con lo miedoso que soy...

Cecilia Alameda dijo...

¿Estás aprendiendo mucho?

Álvaro Dorian Grey dijo...

Aunque soy de esos que sólo van al campo si hay un bar cerca, debo reconocer que el trabajo de estos tíos es impresionante y digno de alabanza. Los programas son muy buenos.
saludos y salud

Nacho G.Hontoria dijo...

Y tanto Cecilia. En una semana he aprendido más que en 4 años de carrera y he hecho cosas que en ese tiempo no he realizado. Estoy muy contento y me alegra que os metáis por aquí para leer lo que publico. Como siempre, gracias.